fbpx

Las librerías están vivas.

El camino del lector

Mientras vamos revisando los libros, sin querer, comenzamos a descubrir al lector

Entre las bibliotecas que adquirimos, muchas veces llegan a nosotros libros que alguna vez le pertenecieron a lectores de carrera, personas que solo adquieren los libros que les resultan más especiales, ya sea por el contenido, por el cuidado que se le puso a su traducción o por los prólogos, que a veces resultan ser estudios tan bellos y tan importantes como la obra misma.

Mientras vamos revisando los libros, sin querer, comenzamos a descubrir al lector. Poco a poco podemos encontrar vestigios de los episodios de su vida combinados con sus pasiones en la forma de títulos.
En las primeras cajas se esconden sus primeros libros que hablan de su etapa formativa, quizá por allí pasamos aquellos que lo convirtieron en lector. Después vemos su etapa lúdica, aquello que leía por completa pasión. Creo que estos son los libros que mejor nos describen. Hablan de lo que busca nuestra alma.

Finalmente, las últimas cajas revelan sus decisiones. No hace falta experimentar más. Aquel lector ya sabe lo que ama y necesita. De allí aunque con diferentes títulos, los libros se centraron hasta el final en la misma temática. Así se debe ver el leer por amor y vocación.
Creo que todas las pequeñas o enormes bibliotecas personales se van creando así. Son mapas de nuestro camino personal que señalan lo que despierta nuestra mente y da color a nuestra alma.
¿Alguna vez te has preguntado qué camino has trazado en tu librero?

La librería era una fiesta

Para todos, las fiestas que llegan a fin de año significan muchas cosas. Después de dos años complicados, pensar en celebrar cuesta cuando recordamos todo lo que hemos perdido. Sin embargo, estar acá también nos convierte en vencedores. Los días de la pandemia fueron muy difíciles para la librería, pero todo eso ya quedó atrás y queremos celebrarlo.

Seguir leyendo »
Libros de Renovada Lectura

Libros de Renovada Lectura

Nuestra querida Jazmín Castillo, encargada de la librería de la Roma Sur, al ver que poca gente venía a la librería se arremangó las mangas, se recogió el cabello con una pañoleta y se puso manos a la obra.

Seguir leyendo »

Lectores parte cuatro

No es como que lea demasiado en las cuatro horas que me hago de ida y de regreso, pero si me ha motivado a encontrar más momentos en los que puedo leer al menos un par de párrafos más.

Seguir leyendo »

Lectores parte tres

Pero el transcurso de esa aburrida mañana comencé a pensar que como padre responsable debería saber que es lo que lee mi hija, porque le llama la atención hacerlo y sobre todo, qué pensará de mí, que de entre sus libros se le ocurrió recomendarme ese que me esperaba en la mesa.

Seguir leyendo »