fbpx

Las librerías están vivas.

El camino del lector

Mientras vamos revisando los libros, sin querer, comenzamos a descubrir al lector

Entre las bibliotecas que adquirimos, muchas veces llegan a nosotros libros que alguna vez le pertenecieron a lectores de carrera, personas que solo adquieren los libros que les resultan más especiales, ya sea por el contenido, por el cuidado que se le puso a su traducción o por los prólogos, que a veces resultan ser estudios tan bellos y tan importantes como la obra misma.

Mientras vamos revisando los libros, sin querer, comenzamos a descubrir al lector. Poco a poco podemos encontrar vestigios de los episodios de su vida combinados con sus pasiones en la forma de títulos.
En las primeras cajas se esconden sus primeros libros que hablan de su etapa formativa, quizá por allí pasamos aquellos que lo convirtieron en lector. Después vemos su etapa lúdica, aquello que leía por completa pasión. Creo que estos son los libros que mejor nos describen. Hablan de lo que busca nuestra alma.

Finalmente, las últimas cajas revelan sus decisiones. No hace falta experimentar más. Aquel lector ya sabe lo que ama y necesita. De allí aunque con diferentes títulos, los libros se centraron hasta el final en la misma temática. Así se debe ver el leer por amor y vocación.
Creo que todas las pequeñas o enormes bibliotecas personales se van creando así. Son mapas de nuestro camino personal que señalan lo que despierta nuestra mente y da color a nuestra alma.
¿Alguna vez te has preguntado qué camino has trazado en tu librero?