fbpx

Las librerías están vivas.

El misterioso motocarro de Librero en Andanzas

Desde ese entonces quisimos llevar libros a todas partes y vaya que lo cumplimos.

Los inicios de Librero en Andanzas no fueron muy diferentes de otros libreros, se podría decir que no nos hicimos amigos de los policías, pero desde ese entonces quisimos llevar libros a todas partes y vaya que lo cumplimos.

Fue una buena temporada de aventuras y aprendizajes, nuestro fiel amigo fue un vehículo singular que mezclaba la practicidad de una motocicleta, una caja de carga y la fracción del costo de un vehículo apropiado para andar en la ciudad. Los peligros que se recorrieron en este motocarro son dignos de una historia de terror pero también de un monumento, nos ayudó a realizar nuestros sueños.

Lo rotulamos con nuestros distinguidos colores, le adecuamos un exhibidor, cuando estuvo listo lo llenamos con una selección de libros y lo llevamos a CU, en las calles contiguas a metro Copilco de donde nos echaron, pero también insistimos en quedarnos, fue por un muy corto tiempo ya que las visitas de las autoridades empezaron a ser recurrentes y nuestras huidas parecían de película.

Encontramos un espacio en el estacionamiento de la Biblioteca Central donde nos toleraron por algún tiempo, al menos lo suficiente para conseguir un lugar más estable y cómodo para nuestros lectores.

Le guardamos mucho cariño por tan buenas aventuras y por ayudarnos a cumplir más allá de nuestras metas. ¿Dónde quedó? Lo pueden encontrar en está afuera de la librería que está en la colonia Roma Sur en espera de nuevas aventuras.