fbpx

Las librerías están vivas.

El territorio de los libros

Mientras el mundo parece seguir su ritmo, los libros toman el tiempo, lo distorsionan y hacen suyo.

Aunque tratamos de mantener muchos bancos dispersos por toda la librería, los lectores no dudan en reconocer que el piso también está para sentarse, porque mucho antes de que ellos lo hicieran, los libros dejaron de caber en los estantes y comenzaron a reclamar el suelo como parte de su territorio.
Hay días en los que hay que tener más cuidado cuando se camina entre los pasillos porque los lectores más centrados en su tarea de revisar y buscar entre todos los libros, no se detienen por las distancias y se sientan a ver los libros que están al nivel del piso. Entre más lectores, menos espacio y hay que ver bien en dónde se pisa.

Cuando puedo, la verdad me gusta unirme a ellos. Muchas veces me preguntan cosas, comienzan a hablarme de los libros, y si el tiempo lo permite, me siento a su lado, entre los estantes y con los libros rodeandome por completo.

Es como hacerte parte de la librería y entrar en una barrera. Mientras el mundo parece seguir su ritmo, los libros toman el tiempo, lo distorsionan y hacen suyo. Entonces, mientras no me levante del suelo, me quedo en ese instante detenido donde la cadencia la dictan las letras y donde soy parte de una bonita comunidad que comparte uno de sus mayores placeres conmigo de una forma completamente desinteresada.

La librería era una fiesta

Para todos, las fiestas que llegan a fin de año significan muchas cosas. Después de dos años complicados, pensar en celebrar cuesta cuando recordamos todo lo que hemos perdido. Sin embargo, estar acá también nos convierte en vencedores. Los días de la pandemia fueron muy difíciles para la librería, pero todo eso ya quedó atrás y queremos celebrarlo.

Seguir leyendo »
Libros de Renovada Lectura

Libros de Renovada Lectura

Nuestra querida Jazmín Castillo, encargada de la librería de la Roma Sur, al ver que poca gente venía a la librería se arremangó las mangas, se recogió el cabello con una pañoleta y se puso manos a la obra.

Seguir leyendo »

Lectores parte cuatro

No es como que lea demasiado en las cuatro horas que me hago de ida y de regreso, pero si me ha motivado a encontrar más momentos en los que puedo leer al menos un par de párrafos más.

Seguir leyendo »

Lectores parte tres

Pero el transcurso de esa aburrida mañana comencé a pensar que como padre responsable debería saber que es lo que lee mi hija, porque le llama la atención hacerlo y sobre todo, qué pensará de mí, que de entre sus libros se le ocurrió recomendarme ese que me esperaba en la mesa.

Seguir leyendo »