fbpx

Las librerías están vivas.

¿Puedo subir al tapanco?

En la colonia Roma Sur se encuentra este maravilloso lugar que puede emocionar a cualquier lector.

El espacio de la librería en Ciudad de México tiene una cualidad muy especial. Aunque es un tanto pequeño, sucede que el techo de la construcción es muy alto para ser un solo cuarto, pero no lo suficiente para construir por completo un segundo piso.

Pensamos dejarlo así porque las ideas que tuvimos eran muy poco prácticas hasta que uno de los chicos que nos ayudaban a armar los estantes nos dijo que era un error desaprovechar el espacio. Cuando mencionó la palabra “tapanco”, mi plano mental de la librería que hasta el momento era muy simple y dibujado en blanco y negro, adquirió todos los colores.

Cuando los vi por fin terminados resultaron ser todavía más bonitos de lo que había imaginado y desde entonces han llamado mucho la atención de todos quienes nos visitan por primera vez. Cuando descubren los tapancos, los ven con mucha admiración y con un poco de timidez nos preguntan si se pueden subir. Siempre les respondemos que sí con mucha alegría.

Es bonito ver como ponen las mismas expresiones de emoción que alguna vez tuvimos cuando nos subimos por primera vez. Una vez que están arriba, no podemos culparlos por no querer bajarse, porque en los tapancos uno disfruta de la lectura de otra forma. Es como subirse a un pequeño fuerte donde solo existen los libros y sus historias, el tiempo se detiene y la luz brilla diferente.

En nuestra sucursal de Bajío 156, en la colonia Roma Sur, tenemos este maravilloso lugar donde todos pueden pasar un buen rato viendo libros, tomándose fotos para Instagram y disfrutar de un lugar tranquilo y acogedor, listo para abrazar a todos los lectores.