fbpx

Las librerías están vivas.

3. Ya pa otho ra xudi (n’a xeni) / El tiempo sin sombra (fragmento) – Margarita León.

Poema de Margarita León en otomí-hñähñu

La agrupación lingüística otomí pertenece a la gran familia oto-mangue. La agrupación lingüística otomí conjunta nueve variantes y el total de hablantes es de 288, 052; se distribuyen dentro de los Estados de Hidalgo, Puebla Querétaro, Veracruz, Michoacán, Estado de México, Tlaxcala, Guanajuato. La variante hñähñu es propia del Valle de Mezquital en Hidalgo.

Margarita León es poeta bilingüe otomí/hñähñu- español originaria del municipio de Santiago de Anaya, Hidalgo.

Ha publicado poesía en diversas antologías, revistas y suplementos culturales en México y en el extranjero. Aunque Margarita León es una poetiza joven ha sido reconocida por la calidad de su poesía, por su trabajo en el reconocimiento de la cultura otomí y en su labor docente y en la enseñanza de la lengua.


Da nhueti nt’öxyabu otho ra ñot’i

U’ai

da pigi ra xui ge ra dohai

Nu ra nänä zoni     da ma

Epu ra dada

Epu ra xuxu

Epu ra ida da ma norte da mpefi

Ra zi tío Berna tutho

Gatho sta pumfri

Di bui ha mbo ma feni     bi mfani ya pa     hinte otho

di ne ga boni pe ya hindi za

Ya beni da boni da ma ha ra mbonthi     tihi

Di ne ga beni ma bui bi thogi

Sehe bi kohi na ra gosthi ge otho ra pengi

Ga konts’i ra gosthi

hinto da xoki

ga konts’i man’aki

n’a xudiye da xokagi ra gosthi

ga kut’i     di y’o mbo

Ha n’a ra xedidehe

Habu rats’i ra ya xudi ya jäi ge hinda nuhu xahño to’o

ge ya xudi ge ya jä’i bi pumfri

          bi zoni ha mote ya gosthi hinjo’o bi thädi

ha made ra xedi ra tsibi ge gatho da tsät’i

gatho da tsi

ya xudik’ei da tagi ha ra tsibi

mafi da tsät’i     da xa

Fänt’i ngu ra kut’hai

Ha na ra dätähi     da kuhni b’edi ra animä

            ge bupu ha ya ts’ints’u

di y’o mbo ra kut’hai

ha made ya tsaxmagu ge tsu

ha ra hai bi tagi n’a ra tutubixi bi tagi     tu ra däpa ya xäju

Fänt’i ndunthi nu’u gatho ya pa hinbine bi ma

Ha ra kut’hai ha däboja habu mbo bu ndunthi ya ts’ints’u ge ma da ma

ya ts’ints’u da k’äts’i ha ya k’uthyats’i da edi ko n’a kudu

hangagi ha ya kut’hyatsi da edi ne xi zoni   xi zoni       da ma

Di handi na ra hmuxudik’ei ha n’andi     sehe da handi

gatho da handi

pëhni gatho bupu

Ge ma xudik’ei

Ge nuni

¡Da tsudi!

Ya deni xi bi tsi ndunthi ra sei nti     tati sehe

da nhueti

ra xui ne ra otho ge sehe tsa ngu ya y’ota jazmi

ge ra dohai

Toc toc

To’o konts’i ra gosthi

Tsogi ga kut’i ri mafi ra mhunts’athogipa ha mote ra gosthi

—¿Pa te? —

Da thädi ma xudik’ei ge hu ma ye

Toc toc toc toc

Man’aki ra gosthi

—¡Nuu’a hinto bui! — Di thädi


El radio ya no tiene pilas

Llueve

la noche se derrite

Su madre llora     se va

Se va su padre

Se va su abuela

Su hermano mayor se va de mojado al otro lado

Su tío Berna agoniza

Lo olvidé todo

Estoy dentro de mi memoria          se vació de tiempo     no quedó nada

trato de salir pero ya no puedo

Los recuerdos huyen hacia el desierto      corren

Evoco el pasado pero sólo queda una puerta que se cierra

Toco

nadie abre

toco otra vez

la sombra de una mano me abre la puerta

entro     estoy adentro

Hay un remolino de agua

en sus órbitas de agua flotan pequeñas e irreconocibles figuras humanas

son sombras que nunca volvieron a casa

           lloraban detrás de las puertas que nadie les abrió

el centro del remolino es de fuego y arde crece

todo lo quema todo lo extingue

las diminutas sombras humanas caen al centro

gritan se queman             se consumen

Huele a cueva

Hay un mezquite viejo      su alma se desprende estrepitosamente

               el alma de los mezquites vive en los pájaros

estoy dentro de la cueva

en el centro hay murciélagos asustados

en el suelo hay un pájaro tutubixi herido     las hormigas tienen fiebre

Huele al tiempo que no quería irse

En la boca de la cueva hay un tren lleno de pájaros a punto de partir

los pájaros se asoman por las ventanillas extienden sus pañuelos

se despiden lloran lloran     el tren se va

Hay una sombra indemne sentada frente a mí     me mira

todo lo mira

lo controla

Es mi sombra

Es ella

¡La encontré!

Las luciérnagas bebieron mucho pulque     chocan entre sí

se apagan

la noche y el silencio son sólo un recuerdo que sabe a jazmines secos

eran de lodo

Toc toc

Tocan

Déjame entrar grita el tiempo del otro lado de la puerta

—¿Para qué?—

Contesta su sombra mientras sostiene mi mano

Toc toc     toc toc

Tocan otra vez

—¡Aquí no vive nadie! —Respondo


Consigue tu separador realizando alguna compra en cualquiera de nuestras librerías y colecciona los 4 separadores distintos.

Conoce el resto de la colección
  1. Lari riguiba nisado’/Textil de mar de Natalia Toledo.
  2. Neijmantototsintle/La tristeza es un ave de Ateri Miyawatl.
  3. Ya pa otho ra xudi (n’a xeni)/ El tiempo sin sombra (fragmento) de Margarita León.
  4. Nemutatsuaka/Estoy llorando de Angélica Ortiz.
Referencias
  1. https://tallerigitur.com/poesia/margarita-leon-el-tiempo-sin-sombra-fragmento-poema-otomi-hnahnu/10583/
  2. http://atlas.inpi.gob.mx/otomies-lengua/

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos comunidad de lectores

Explorando el Vibrante Universo del Arte y Cultura Mexicanos

Descubre la evolución del arte y cultura mexicanos, desde las pirámides de Teotihuacán hasta el impactante muralismo del siglo XX. Un viaje a través de la historia y la identidad nacional de México, revelando la diversidad y riqueza de su patrimonio cultural. Únete a nosotros en “Arcadio el Trepidante” para celebrar y preservar este legado.

Seguir leyendo »

Explorando el Vibrante Universo del Arte y Cultura Mexicanos

Descubre la evolución del arte y cultura mexicanos, desde las pirámides de Teotihuacán hasta el impactante muralismo del siglo XX. Un viaje a través de la historia y la identidad nacional de México, revelando la diversidad y riqueza de su patrimonio cultural. Únete a nosotros en “Arcadio el Trepidante” para celebrar y preservar este legado.

Seguir leyendo »
Categorías