fbpx

Descubrí una librería en el corazón de Pachuca

Así como hago mi lista del supermercado, también elaboro una lista de los libros que anhelo leer. Los organizo meticulosamente en función de mis preferencias, decidiendo cuál merece ser el primero en ocupar mi tiempo y cuál tendrá el honor de esperar hasta el final. Debo confesar que esta lista es muy especial para mí, ya que la construyo con sumo cuidado. Me gusta seleccionar autores y obras con un toque de sigilo y misterio.

A lo largo de las diferentes etapas de mi vida, he experimentado cambios en mis gustos literarios. Me sumerjo profundamente en cada uno de los títulos y sus autores más representativos. Realizo investigaciones exhaustivas y baso mis elecciones en estos descubrimientos. Además, valoro enormemente las recomendaciones de mis amigos, quienes a menudo me guían hacia nuevas lecturas fascinantes.

Otra fuente de inspiración para mi lista de lectura es la que encuentro en los mismos libros. En ocasiones, los autores mencionan otras obras relevantes o dan referencias que enriquecen la experiencia de lectura. ¿Les ha ocurrido? A mí sí, y esas menciones automáticamente se suman a mi lista de lectura.

A pesar de la agitada vida cotidiana que enfrento, incluso en una ciudad relativamente pequeña como Pachuca, donde las 16 horas de vigilia parecen esfumarse rápidamente entre paseos matutinos con mi perro, trabajo, tareas domésticas y compromisos familiares, me pregunto, ¿cuándo encuentro el momento perfecto para sumergirme en un libro? Sé que suena complicado, pero cuando estás verdaderamente enamorado o enamorada de algo, como en mi caso, de la lectura, siempre existe tiempo.

Lo que realmente quiero compartir con ustedes, sin divagar demasiado, es mi experiencia con “Librero en Andanzas”. A primera vista, uno podría subestimar esta librería, considerándola pequeña, pero una vez que atraviesas sus puertas, te encuentras con tres habitaciones distintas, cada una repleta de literatura de todos los géneros imaginables. Entre estas habitaciones, se despliegan diversos estantes, cada uno cuidadosamente etiquetado según el género o el apellido del autor, lo que facilita enormemente la búsqueda de tesoros literarios.

La ubicación de esta joya es igualmente conveniente, ya que se encuentra justo al lado de la parada del Tuzobus, conocida como “Plaza Juárez”, en el corazón del centro de la ciudad. Afortunadamente, llegar al centro de Pachuca aún no implica una odisea. Además, el personal es extremadamente amable y siempre dispuesto a ayudarte si buscas algo específico. En cuanto a los horarios, sin duda encontrarás un momento durante la semana para visitar esta librería. La combinación de los atardeceres encantadores de la ciudad y una librería llena de tesoros literarios es, sin duda, uno de los mejores planes para disfrutar en el centro.

¿Alguno de ustedes ha tenido la oportunidad de visitar esta encantadora librería?

(Relato compartido por usuario de Pachuca) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos comunidad de lectores
Categorías