fbpx

La Fiesta de Letras: Un Encuentro Literario

En un tranquilo estado de Hidalgo, se encontraba la pequeña pero acogedora librería de Álamo de Librero en Andanzas. Sus anaqueles hechos de madera antigua estaban llenas de historias esperando ser descubiertas, además de contar libros de todos los géneros imaginables. En un día soleado de febrero, Sofía decidió dar un paseo por la librería que siempre veía al pasar cuando estaba camino hacia su hogar.

Al entrar en la librería, Sofía se sorprendió al ver una multitud reunida en el centro del local. Eran personas de todas las edades, algunas hojeando libros, otras participando en actividades relacionadas con la lectura. Una pancarta colgaba del techo, anunciando con letras rojas: “¡Fiesta de Letras!”

Intrigada, Sofía se acercó a uno de los libreros y preguntó sobre el evento. El amable empleado le explicó que estaban celebrando la Fiesta de Letras, donde todos los libros tenían un descuento especial del 35%. Sofía apenas podía contener su emoción mientras comenzaba a explorar los estantes llenos de tesoros literarios.

Mientras buscaba entre las estanterías, Sofía escuchó una conversación cercana sobre la Fiesta de Letras. Al parecer, este evento no era exclusivo de la librería en Álamo, sino que se extendía a todas las sucursales de Librero en Andanzas, Pachuca centro, Ciudad de México y Guadalajara. La idea de que esta celebración uniera a lectores de diferentes lugares la llenó de alegría.

Decidida a aprovechar al máximo la ocasión, Sofía seleccionó varios libros que había estado deseando leer y se dirigió hacia el mostrador para pagar. El librero, con una sonrisa amable, le informó sobre una emocionante oportunidad: al registrarse en la landing page de la librería, podría participar en una rifa para ganar un bono de $1000 en libros.

Sin dudarlo, Sofía completó su compra y se registró en la página web. Imaginaba todas las historias que podría agregar a su colección si resultaba ser la afortunada ganadora del bono. Con un brillo de anticipación en los ojos, salió de la librería, con la certeza de que esta Fiesta de Letras sería un recuerdo inolvidable.

Los días siguientes, Sofía siguió visitando la librería de Álamo, sumergiéndose en el ambiente vibrante de la Fiesta de Letras. Se encontró con otros amantes de la lectura, intercambiando recomendaciones y compartiendo su pasión por los libros. Y aunque la fiesta estaba programada para durar solo hasta el 4 de marzo, Sofía sabía que las historias que había descubierto y las conexiones que había hecho perdurarían mucho más allá de ese período festivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos comunidad de lectores
Categorías