A causa de la emergencia sanitaria

Eduardo, el chico de los perros

Eduardo, el chico de los perros

Tengo seis gatos quiere decir que hay aspectos que no puedo controlar totalmente, suben, bajan, asaltan comida, rasgan los muebles, cuadernos, libros, cualquier cosa que se interponga en su camino, incluso Hay que encargarse de sus desechos. En realidad, todo se olvida cuando en los momentos difíciles siempre tendré un ronroneo cerca. Así que hay un olor particular y mucho pelo de gato.

Pero acerca del olor un día en especial sentía impregnado el aroma, no sabía que pudo haber sido; me salí al trabajo y contrario a lo que pensé si el olor seguía ya no lo podía negar, era alguna prenda de mi atuendo…

Hay tantos aromas en un contexto urbano, viajar en carretera te hace inhalar del escape de los autos más de una vez, perfumes, comida, cigarro , pero por increíble que fuera el cocktail de aromas, ese día el olor a gato permaneció…

Él llega en bicicleta lleva un morral con los libros, creo que lo primero que me llama la atención es el color de sus ojos, la transparencia de su mirada, posiblemente su estatura es de 1.80 cm., delgado, con una coleta amarra su cabello rizado color castaño, tiene un modo de hablar educado y en poco tiempo me entero de que se dedica a la música…

Lleva libros con cierta periodicidad,  mirada triste, pero sonrisa afable. Su historia ¡Una más! donde gana la derrota, el pesimismo, la pérdida de confianza en los demás seres humanos.

En su lugar son los perritos quienes ocupan su vacío ¿De qué tamaño será para tener 40 perros acompañando cada día de su vida?

Entonces, si seis gatos dejan su huella, pues cuarenta perros ¡mucho más!

Los días lluviosos son detonantes en algunas circunstancias. Él llegó después de las cuatro de la tarde, pensábamos que no habría más personas ya que la lluvia cesaba a ratos, pero era copiosa en ocasiones, solo en el caer de las hojas había permanencia.

Entró, no lo había visto pero el golpe en mi olfato fue contundente. Generalmente es agradable atenderlo, sin prisa, intercambiando impresiones, alguna anécdota acerca de los libros que lleva, ese día sin embargo sólo quería que saliera, que todo acabara lo más rápido posible.

Después de haber olido cuarenta perros de un solo golpe, comencé a extrañar a mis seis gatitos con todo y su aroma.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Una casa para mis libros

Una casa para mis libros

Ella dijo que prefería ver en persona el lugar donde se quedarían los libros que le confirieron su infancia, que le ayudaron durante su adolescencia...

Mica

La gatita Mica 🐾

Camina por las bancas de afuera de la librería y se contonea sin detenerse, no importa que tan insistente sea tu llamada, nunca lo hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *