fbpx

Concurso “Micro cuento de amor” 

Queridos participantes y amantes de la escritura,

Con gran emoción, hoy anunciaremos al ganador de nuestro concurso literario en la categoría de  “Microcuentos de Amor”. Pero antes de revelar el nombre del autor cuyas palabras han cautivado los corazones del jurado en esta convocatoria, deseamos compartir con ustedes todos los textos recibidos. Agradecemos a cada uno de ustedes por compartir sus historias de amor en forma de microcuento.

Su creatividad, pasión y talento han hecho que esta experiencia sea verdaderamente inolvidable.

@Maria Kazajistán Diamantty

“Me dijo: ¡Lindeza! ¿Está en el umbral de su juventud?,

quisiera exornar la parte más efímera de la joya que veo

en las ventanas gallardas de los bríos de su enaltecida alma,

… Alma que enjugó las lágrimas guerreras del amor”

@ankh_mod

Noches en vela. Días tormentosos. Angustia sin cuartel. Tuvieron que aguantar durante mucho tiempo el no saber uno del otro, todo porque ni la gente, ni la sociedad, ni el gobierno se preocupaban por ellos. Separados por la distancia y el tiempo, no consiguieron conocerse de la forma adecuada. Ella viviendo en carencias, pasando hambre. Él sin lograr recorrer los kilómetros que los separaban.

La vida de un migrante es difícil, lo aprendió ella por experiencia. Tanta violencia y desinterés. Aferrándose a una foto que apenas podía ver en su celular. Siempre soñando con la vida que se había prometido alcanzar.

Solo que no se trataba más de un sueño, finalmente consiguió viajar. No de la forma que esperaba. Tampoco en el tiempo esperado. No importaba. Estaban ahí, buscándose con la mirada, ambos entre la multitud. Con el corazón a mil. Los consejos habían servido. Podían escuchar en su interior las campanas de boda. Estaban preocupados por no ser lo que el otro esperaba.

Solo les quedaba aferrarse al amor que sentían. Conocerse más. Vivir las citas que habían platicado. Comenzar su historia juntos de la manera adecuada, sin miedo al fracaso. Ya habían superado demasiado. Quedaba ser feliz.

@edgar_jaja

Entre balcones y palabras. En el laberinto de calles empedradas de una ciudad perdida, Palermo guardaba el escenario donde dos almas se entrelazaron. Él, un escritor de mirada melancólica y palabras que danzaban entre la realidad y la fantasía, se sumergía en los laberintos de su imaginación. Ella, una musa de ojos profundos y sonrisa enigmática, llevaba consigo el misterio de las noches estrelladas y la promesa de un amor sin límites.

Una noche de invierno, cuando el frío abrazaba la ciudad y las luces de los faroles parpadeaban como luciérnagas, el destino los unió en una librería antigua. Allí, entre estantes repletos de libros que guardaban sus mayores secretos, sus miradas se encontraron por primera vez. Conversaron bajo la luz tenue de las lámparas, compartiendo sueños, temores y anhelos.

Pero el tiempo, implacable, los desafió cuando él tuvo que partir hacia una ciudad lejana. La distancia amenazaba con desvanecer el amor que habían cultivado entre páginas de libros y paseos por las calles empedradas. Aun así, decidieron enfrentar el desafío con la certeza de que juntos podrían vencer cualquier obstáculo.

En ese universo mágico, donde los límites entre la realidad y la fantasía se desvanecen, su historia se convirtió en eternidad, desafiando al destino con la fuerza del amor verdadero.

@josealvarez.95

Cada que viaja en tren, Cupido sabe que el amor es pasajero.

@ruthjustweirdo1

Para ella, la costumbre era un inmenso mar con el que debía lidiar.

Esas noches en vela y esas aguas frías en medio de la fiebre tan intensa que parecía enfermedad.

Todas las noches se asomaba para ver si con la luz veía un bote que le anunciara esperanza, trajera medicina y el mensaje de algo diferente, de algo renovador.

Ella aprendió a leer el mar y a que la fiebre cultivara esperanza, la ayudara a encontrarse a sí misma y la guiara para sus días animar.

Hoy duerme tranquila y aunque el agua de mar está fría, un barco hermoso le trajo esperanza y un zorro

le anunció que él sería su ángel amoroso enviado por la luna para hacer en su vida, un ser digno y una vista hacia un mar esplendoroso.

Cada entrada ha sido evaluada con el mayor cuidado y respeto por nuestro panel de jueces, quienes se han enfrentado a la difícil tarea de seleccionar al ganador entre una maravillosa maraña de talento literario. Sin más preámbulos, es un honor presentarles al escritor cuyos micro cuento ha sido galardonado:

@Razzmatazzdude

“Deja de mirarme”, me dijo, con una sonrisa en los labios. Sus ojos, enormes y expresivos, brillaban desbordantes, reflejando la misma emoción que sentía yo en mi interior. “De acuerdo”, le dije yo, mientras ella lanzaba sus brazos a mis hombros, haciendo que nuestros rostros quedasen a escasos centímetros. Sus ojos me sonrieron mientras me decía: “¿De verdad dejarías de mirarme?” Negué con la cabeza, tratando de pensar con claridad. El aroma que desprendía su cabello me embelesaba, infiltrándose en mi mente, jugando a desacomodar todo, buscando volverse el único pensamiento coherente. Irónico. Ella, a quien le di mi amor en el acto más irracional y puro como el único pensamiento coherente que podía mantener. Se lo dije, y noté como parpadeaba rápidamente, tratando de ocultar la emoción que tanta ilusión me hacía saber provocaba. Apretó más sus brazos alrededor de mi cuello mientras nos fundíamos en un abrazo tan sentido y acogedor que erradicó el frío de la noche. Se apoyó contra mi hombro y me miró un momento antes de plantarme un beso en la mejilla. Sonreí, mientras acariciaba su rostro, limpiando una solitaria lágrima que corría por su mejilla y le susurré: “Te amo, mi amor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Somos comunidad de lectores
Categorías